En el corazón del Pamir

En el corazón del Pamir

Felipe Uriarte

"Kurkureu, nuestro "aila" (aldea en kirguís), se asienta al pie de una gran sierra, en medio de una gran meseta, y hasta alli y desde los valles circundantes bajan sonoros riachuelos.
Mas abajo que el "aila" se extiende el Valle Amarillo, una arida estepa, y rodeandolo, por un lado los contrafuertes de las Montanas Negras, por el otro el oscuro trazo del ferrocarril cruzando la llanura, mas alla el horizonte, hasta perderse en poniente."

Así describe Tzinguiz Aitmatov, el gran escritor kirguís, el paisaje de su tierra natal.

Pamir1   Pamir1a   Pamir1b

Por un escenario semejante, envuelto en una nube de espeso polvo morrón, daba saltos el pequeño autobús de color gris que nos transportaba desde un punto de la geografía kirguís que no acertábamos a concretar con exactitud, a otro punto tambien imprecisable en nuestro mapa en la frontera con Tayikistán. Teníamos las cabezas turbias de tres días y tres noches de aviones, aeropuertos y cambios de horarios, y una de las partes mas deicadas y oeridas de nuestras anatomias, las nalgas, estaban tumefactas y doloridas. Afortunadamente Anatoly Moshnikov, el director de la Agencia CET "NEVA" y Lisa Sapozhkova, nuestra traductora-cocinera, estaban junto a nosotros. Posiblemente sus podaderas estarian tan tumefactas como las nuestras, pero la cabez la tenian claram y supieron sortear con habilidad y presteza los innumerables obstáculos que errizaban aquella inacabable opista polvorienta: fronteras y controles defendidos por soldados coronados con caso y armados de kalashnikofs, algún puente inservible sobre el ancho y turbulento río marrón y alguna averia de nuestro simpático microbús de los años cuarenta.

Pamir_map1

Pamir_map4

Al quinto día de nuestra partida llegamos A Bolshoy Karamik, un franja de "tierra de nadie", en la frontera entre Tadyikisán y Kirguizia, en donde debía recogernos el helicóptero que nos transportaría al CB. Cuando aquella noche nos deslizamos, ¡por fin!, dentro de nuestros sacos de dormir, bajo un limpio cielo rebosante de estrellas, sentimos que amabamos aquel pedazo de "tierra de nadie", como a nuetsro propio terruño...

Al mediodia siguiente un enorme helicóptero surgió entre las montañas y se paso delante de nuestro monton de petates. Al rato, petates y personas amontonadod en el enorme panza volabamos rozando aristas de hielo, cruzando collados de nieve. Tras media hora de andaluz vuelo, el helicoptero nos depositaba en una pequena pradera a 4.400 metros, en pleno corazon del Pamir.

El Campo Base (4.400 m)

El CB está situado en un diminuto rellano de aluvión , entre los glaciares Moskvin y Walter, rellano que herbácenas, gramináceas y flores de montaña han colonizado, convertiéndolo en una alegre pradera alpina. Disfruta de una buena orientacion, recibiendo el sol desde las siete de manaña hasta las cuatro de la tarde. Un pequeño ibón proporciona toda el agua necesaria. Alrededor del lago, y trepado por las laderas ceranas, observamos diferentes especies de flores. El edelweis (Leontopodium alpinum) es el más abundante. De hehco, esta flor, es originaria de estas regiones, expendiéndose más tarde hacia el oeste hasta los Alpes, y hacia el este, hasta el Himalaya, Hallé leontopodios hasta los 4700 metros.
La genciana primaveral (Gentiana verna) es asimismo abundante en los alrededores del lago. Encontré también genepís, ranúnculos de pétalos blancos y algunos magníficos ejemplares de Aster.

A nivel alpinístico el CB está estupendamente situado y permite realizar una intensa actividad: dos sietemiles a tiro de piedra y numerosos cincomiles y seismiles interesantes.

Pamir3   Pamir3a   Pamir3b
Pamir5   Pamir6

Las instalaciones están a nivel de lujo asiático, con ducha caliente, sauna y luz eléctrica, así como un bar en donde uno puede desmelenarse bailando. A pesar de estos lujos asiáticos, la sensación de aislamiento es grande, ya que la única salida es en helicóptero.

La comida es excelente, pues graciasal helicóptero llegan alimentos frescos en estado inmejorable: verduras, frutas y carne. De reseñar las sandias de Taykistán, fantásticas de color y jugo.

Las montañas están muy cerca del CB, por lo que nosotros nos habiamos propuesto hacer las ascensiones en estilo alpino, sin preparación de campos ni cuerdas fijas.

Pico Vorobiev (5.685 m)

Fue nuestra primera ascensión de aclimatación. Recorriendo la orilla derecha orográfica del glaciar Walter dimos un cuarto de vuelta a la montaña hasta situarnos frente al espolón Borodkin del Komunismo. Desde aquel punto ascendimos las ponosas cuestas de piedra suelta de la vertiente Sur, hasta los 5 000 metros, en donde instalamos nuestras tiendas. El atardecer sobre el Pico Komunismo fue glorioso: el tiempo era muy bueno y la temperatura agradable.

A las once de la mañana del día siguiente, 7 de agosto, estábamos en la cumbre con un tiempo algo nublado. Una pena, pues, el Voroviev es el mirador por excelensia de la región. La ascensión tuvo aspectos sumamente interesantes: habíamos comenzado nuestra aclimatación con buen pie, pudimos echar una ojeada a las rutas del Korge y del Komunismo, y finalmente pudimos percatarnos de las condiciones reales de la montana. La temporada era muy seca, había muy poca nieve, y el hielo, viejo y negro, aparecía por todas las laderas.

Pamir7b   Pamir7a   Pamir7

Chetyrekh o Pico de los Cuatro (6.230 m)

Tras un día de descanso dedicado a afilar crampones, el 9 de agosto remontamos por la orilla derecha del glaciar Moskvin, y situamos nuestras tiendas a 5.000 metros, al pie de la arista dl Sur del Chetyrekh, en un tranquilo lugar morrénico, con agua abundante un río de deshielo discurriendo alegremente entre las tiendas.

Al dia siguiente superamos una ladera de grandes piedras inestables. Mas arriba, ascendimos las pendientes de nieve de la arista Sur, que aunque fáciles, presenten un par de grietas. El C2 lo instalamos a 5 800 metros en unas plataformas que cuelgan sobre la pendiente que cae sin discontinuidad hasta las morrenas, con un desnivel de 800 metros. En un despiste, el saco e dormir de Angel Hermosilla fue absorvido y enguillado por la helada pendiente.

Pamir9

El despuntar del tercer día nos vio bregar en la pendientes de hielo superiores (40-45 grados); cuetro largos de cuerda nos llevaron a resalte rocoso de la arista. Más arriba, una afilada arista de nieve dura nos condujo a la cumbre. Desde allí la vista sobre el contrafuente Sur del Korge es excelente.
Cualquier alpinista que quiere estudiar alguna de las rutas que discurren por dicho lugar debería subirse al Pico de los Cuatro. El descenso lo realizamos por la misma línea de ascensión, realizando cinco rápeles sobre tornillos. Recoger el campamento y salir hacia Campo Base fue todo uno: la llamada irresistible de la ducha caliente y de la cena que Lisa e Irina estarían, ya, tramando, nos hizo galopar morrenas abajo.

Korgenevskaya (7.105 m)

Antes de salir hacia Korgenevskaya nos dimoa tres días tres de descanso en el CB. El 1 de agosto, anterior a la salida, el altímetro subió 140 metros y el cielo se oscureció por primera vez desde nuestra llegada. El 15 a la mañana nebaba ligeramente. A pesar de ello, nos cargamos las mochilas a la espalda, con comida para cinco dias, y nos echamos al monte. Tras atravesar el glaciae Moskvin, remontamos las empinadas pedreras que conducen, con direccion norte al C1 (5 100m). El recorrido no tiene dificultad, pero sí un punto delicado y peligroso: la lengua del glaciar se cora en un muro de hilo cargado de piedras que escupe sobre el sendero cuando le viene en gana.

Pamir10

El C2 (5 800 m) lo situamos al pie del gran muro que sostiene la arista Sur, y el C3 (6 400m), al comienzo de dicha arista, en un espléndido pero venteado balcon. El trayecto entre ambos es la parte más difícil de esta ruta, con largos flanqueos sobre hielo de 35 grados, y dos tramos de 60 metros en 50 grados, en donde aprovechamos viejas cuerdas fijas en condiciones no muy fiables. Las traversias conducen a un pequeno collado tras el cual se levanta una tercera dificultad: un muro de roca descompuesta de 40 metros.

Pamir13b   Pamir13a   Pamir13

El 18 de agosto amaneció con viento y nieve. Salimos hacia arriba sin ningún convencimiento, Durante seis horas navegamos en la borrasca, atentos al frío, vigilando manos y pies. A las dos de la tarde estamos en la cima en pleno temporal haciéndonos unas apresuradas fotos de la cumbre.
Rápidamente nos lanzamos para abajo, ufanos de haber subido hasta la cumbre en aquellas condiciones tan duras. Bien podíamos decir como aquel sargento gallego de la Marina, que vestido con el uniforme de gala y mirandose al espejo, exclamó: .Eu mismo caúsome respeto!..

Komunismo (7.495 m)

Tras la borrasca, el tiempo mejoró y se estabilizó, la vez que las temperaturas descendian ostensiblemente. Dos dias de descanso en el CB, y la tarde del tercer día, 22 de Agosto, dos cordadas pusimos rumbo hacia el Komunismo: Moshnikov-Sergei-Franca y Zazpe-Tapiador-Osckar Huarte-Uriarte. En dos horas estábamos frente al Espolón Borodkin, montando nuestras tiendas en la orilla derecha del Glaciar Walter (4 600 m). La madrugada siguiente, una vez cruzando el glaciar, nos adelantamos en el glaciar suspendido que da acceso al espolon: es éste lgar mas peligroso del itinerario, y no por su dificultad, sino por el constante peligro de avalanchas que representan los grandes seracs que cuelgan del borde del Gran Plató. Tras cruzar el tenebroso lugar, nos encaramamos a la arista rocosa que conduce al Espolón Borodkin. Desde aquí podíamos observar que el ambiente del espolón era mucho más acogedor de lo que desde fuera habíamos imaginado.

Pamir14a   Pamir14

De todas maneras, la faena de ese día era abrumadora: 1 600 metros de desnivel, de 4 600 a 6 200. Esa noche, dentro ya de nuestra pequeña tienda plantada en medio del Gran Plató, escribía en mi libreta de abordo: .Duro, muy duro; hermoso, muy hermoso. El espolón tiene un trazado directo y elegante, con los glaciares discurriendo allí abajo.. Al día siguiente, cuano, tras atraversar el extremos del Plató, comenzamos a ascender las primeras rampas del pico Dushambe, Fernando Zazpe decide de retirarse. Esperaría en el Plató el regreso de la cordada franco-rusa que ese mismo dia regresaba de la cumbre. Muy tarde, anocheciendo, instalamos las iandas a una altitud de 6 750 metros, en las pendientes superiores dek Dushambe. A las diez de la manana el 25 de agosto salimos hacia arriba con viento y frio. La arista que conduce al pico Dushambe es bellísima. Cruzamos .a la carrera. por el Dushambe (7 030 m) y descendemos 150 metros de desnivel para llegar al collado. Aqui, bajo la enorme y negra cabez del Komunismo, hacemos una parada al abrigo del viento. La última pendiente bordea por la izquierda la negra caeza, y la encontramos en condiciones magníficas: 500 metros de desnivel, 40-50 grados, nieve dura. Con mucho frío y cansados, recorremos con cuidado la aérea arista que conduce al punto culminante del Pamir. Son las cinco de la tarde y el ambiente en la cima es extraordinario. Un inmenso mar de montañas se extiende hacia el este: Hindu Kush, Karakorum, Himalaya...Desgraciadamente es muy tarde y tenemos que salir corriendo. Anochece cuando atravesamos el collado antes del Dudhambe. A las ocho de la noche, ateridos de frío, cansados, sin casi lugar para la alegría nos precipitamos al abrigo de nuestra tienda. Dábamos punto final a nuestro maratón del Pamir.

Pamir16a   Pamir16b

DATOS DE INTERES

El CB Moskvin está situado a 4 400 metros. La llegada en helicóptero desde los 2 200 metros, con un paso po un collado de 3 500 m, se hace complicada para la adaptación a la altura. En nuestro grupo, tres personas complicaciones y durante diez días sufieron serias molestias. El aire es muy seco en el Pamir y causa problemas en la garganta y pulmones. En altura ocinamos con Epi-gas. Puede encontrarse gasolina en el CB, por lo que se hace posible trabajar con Coleman y MSR.

Epoca
La más adecuada abarca del 15 de julio al 30 de agosto. El tiempo fue bueno, menos una borrasca que coinciduói con la luna nueva (15-16-17-18 agosto). A partir del 15 de agosto las temperaturas bajan mucho.

Agencia
La contratación con una agencia es casi imprescinsible por las enormes dificultades que todavía persisten para moverse por la antigua IRSS. Si antiguamente todaslas expediciones estaban controladas por la agencia estatal Sovintersport, hoy en día esto está liberalizado, y son numerosas las agencias que operan la zona. La elegida por nosotros funciono a la perfeccion a todos los niveles: papeleo, traslados, comida CB, guias.

Expedición Pamir 1996
Grupo: Fernando Zazpe, Patxi Goñi, Oscar Huarte, Mikel Huarte, Pedro Mari Azpiazu, Julen Reketa, Iñaki Ugartemendia, Angel Hermosilla, Antonio Tapiador, Felipe Uriarte, Nikolay Sustrov, Lisa Sapozhkova.

Pico Vorobiev, 7 agosto: Azpiazu, Hermosilla, Tapiador, Zazpe, Moshnikov, Sustrov, Uriarte.
16 agosto: Reketa, Goñi, Sustrov.

Chetyrekh, 11 agosto: Azpiazu, Hermosilla, Tapiador, Zazpe, Oscar y Mikel Huarte Moshnikov, Sustrov, Uriarte.

Korgenevskaya, 18 agosto: Azpiazu, Tapiador, Zazpe, Oscar Huarte, Moshnikov, Uriarte.
27 agosto: Reketa, Goñi, Sustrov.

Komunismo, 25 agosto: Tapiador, Oscar Huarte, Moshnikov, Uriarte.

Los comentarios están cerrados.